Libros

Camps, Victoria, El gobierno de las emociones, Herder, Barcelona, 2011


Descripción

¿Por qué las razones éticsa pesan tan poco en la definición de nuestro comportamiento?....Quizás no baste conocer el bien o el mal, hay que desear al primerto y despreciar al último....esto es tan esencial como la capacidad de razonar...No hay moral sinsentimientos...Aquí se trata de indagar cuál es el lugar de las emociones en la ética. Las emociones pueden ser útiles, solo tenemos que conocerlas y aprender a gobernarlas. Para ello nos deberíamos distaciar del racionalismo hegemónico...(del texto)


Palabras claves

Ir hacia arriba