Libros

Hunt, Lynn, La invención de los derechos humanos, Barcelona: Tusquets, 2009


Descripción

Su punto de partida es la pregunta acerca de las condiciones de posibilidad de las declaraciones de derechos norteamericana y francesa del último tercio del siglo XVIII. Su respuesta es que la afirmación de que los derechos son evidentes constituye el elemento decisivo de su historia. Sabido es que los derechos humanos son presentados inicialmente como algo preexistente a su proclamación: como derecho natural inherente al ser humano. De esta forma podían cumplir su función política en el programa liberal de derrumbamiento del Antiguo Régimen: el absolutismo no podía disponer de aquello que no había creado. Ahora bien, el hecho mismo de que haya de proclamarse explícitamente aquello que es evidente nos pone en la pista de lo que Hunt llama “la paradoja de la evidencia” (p. 18): los derechos son un producto histórico cuya justificación es trascendental. Bentham criticó con dureza esa incongruencia. Y aunque Hunt no lo menciona, recordemos las piruetas metafísicas que tiene que realizar Kant para sustituir a Dios por la Razón como base para los derechos humanos. Porque éstos son una convención: un invento. Lynn Hunt se licenció en filosofía y letras por el Carleton College (Minnesota) en 1967 y se doctoró en historia por la Universidad de Stanford (Estados Unidos) en 1973. Está especializada en historia de la Revolución francesa y es conocida por su obra teórica en estudios culturales europeos. Ha sido profesora en Berkeley y en la Universidad de Pensilvania. En 2002 presidió la American Historical Association. Actualmente ocupa la cátedra Eugen Weber de historia europea moderna, en UCLA, y forma parte de la dirección del American Council of Learned Societies. Es autora de the family romance of the french revolution (1992) y coautora de la verdad sobre la historia (1994), entre otros títulos.


Palabras claves

Ir hacia arriba